Acabamos de terminar el mes de noviembre y pasar el día de Acción de Gracias. He sido adoptada por este país (USA) donde se tiene esta hermosa tradición de tener un día completo para agradecer por nuestra abundancia. Esa es una maravillosa practica, sin embargo que hermoso sería que todos los días todos los seres humanos viviéramos en el estado de gratitud y abundancia, ¿no lo crees?

 

La gratitud es abrir tus puertas para recibir lo que estas pidiendo. La gratitud es el complemento de la abundancia. Sin gratitud no puede haber abundancia y sin abundancia no puede haber gratitud. La gratitud es el estado del ser abundante. Es reconocer todo lo que tienes y estar seguro que todo lo que deseas es tuyo. 

 

Se nos ha enseñado a agradecer solamente lo que podemos ver (lo que tenemos) sin embargo la gratitud va mas allá de eso, cuando agradeces algo que deseas y lo das por echo estas practicando tu fe y abriendo las puertas para recibirlo. Sin fe no hay nada. 

 

La gratitud y la abundancia se ponen en práctica a través de la oración. Orar es dejar ir los ruidos internos y conectarte contigo mismo para entonces conectarte con tu Ser Superior y Divinidad. La oración es una petición y no una queja. La oración no es tanto lo que pides sino como te preparas para recibir lo que deseas. La oración es el arte de ceder al deseo no de forzar al deseo. Para orar y ser escuchado hay que estar en el estado de animo (emociones) que se iguale a tu deseo.

 

Si Oras por la Paz aparta tu ATENCIÓN de la violencia

Si Oras por Amor aparta tu ATENCIÓN del desamor

Si Oras por Riqueza aparta tu ATENCIÓN de la pobreza

Si Oras por Salud aparta tu ATENCIÓN de la enfermedad

Si Oras por tu Éxito aparta tu ATENCIÓN de la mediocridad

Si Oras por tu Felicidad aparta tu ATENCIÓN de lo que te hace infeliz

 

Cuando oras abandona tus estados de víctima, desamor, pobreza, enfermedad, mediocridad, infelicidad, sufrimiento, sacrificio y cualquier otro estado que niegue tu deseo o por lo que estás orando y alcanza el estado deseado. La oración es la mejor manera de comunicarte con tu creador o divinidad (Dios). Dentro de cualquier comunicación existen ruidos e interferencias. Tus estados de ánimo (negativos) y emociones son esos ruidos que no dejan que Dios y el Universo escuchen tus oraciones. 

 

Ora con gozo. Ora con amor. Ora con alegría. Ora con fe. Ora sintiéndote seguro que lo que tu deseas ya lo tienes. Aprovecha cada día para orar y agradecer, y darle la bienvenida a tu abundancia. Agradece y ora todos los días del año y te garantizo que tu vida estará llena de Abundancia y Felicidad. 

 

En el video en vivo hablo sobre este tema y te explico mucho más, te recomiendo ampliamente que lo escuches: Practicando la Gratitud 

   

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

 

Únete a nuestra comunidad en facebook en YoSoyAbundancia  

 

¿Ya recibiste tu regalo? Recibe GRATIS «10 Secretos para Manifestar tu Felicidad y Abundancia Diariamente», Visita hoy mismo www.YoSoyAbundancia.me