Hay tanta información sobre como lograr lo que queremos que pareciera que entre más información tenemos mas confundidos estamos. Se han hecho tan populares los talleres, cursos, programas y escuelas de superación personal que estamos llegando a un punto de creer que todos los que enseñan eso son charlatanes o farsantes.

 

Yo tengo casi 20 años estudiando el comportamiento humano y practicando todo lo referente a como creamos la vida los seres humanos. Y si has leído mis artículo te puedes dar cuenta claramente que mi enfoque es despertar la conciencia de los seres humanos a través de conceptos simples y prácticos. Es decir, conceptos que se puedan aplicar a la vida diaria. Y es por eso que me encanta explicar frases o conceptos que casi todo mundo sabe, pero que sigue confundido a la hora de ponerlo en práctica.

 

Todo mundo sabe, especialmente aquellos que han leído algún libro o tomado algún curso de superación personal, que creer es igual a crear, que hay que creer para poder lograr o tener algo; sin embargo miles (si no millones) de personas siguen engañándose que creen cuando realmente no creen ni siquiera un poquito. No es lo mismo querer algo que creer algo. El creer algo no sucede de la noche a la mañana, porque si creyeras, ya lo estarías experimentando en tu vida.

 

Es fácil creer algo que dicen nuestras Autoridades pero no es tan sencillo (es un proceso) creer algo que yo quiero creer porque nos han enseñado a darle más valor a lo que dicen los demás que a lo que yo quiero o decido creer.

 

Yo he hecho muchas encuestas sobre este tema, y cuando le pregunto a las personas, ¿Del uno al 10 cuanto crees que puedes lograr _________(lo que ellos quieren)? Y la mayoría de las personas dice entre un ocho a un 10. Aquí te puedes dar cuenta que no lo creen porque si creyeran un ocho, un nueve o un diez, ya fueran o tendrían lo que quieren. Así es como trabaja el proceso de manifestación. Por lo tanto si ellos creen que sí creen, ya no se dan permiso de trabajar en su FE (creer), o lo que yo le llamo su “nivel de credibilidad”, y por lo tanto viven engañados creyendo que sí creen, y lo más posible es que nunca logren lo que quieren.

 

Todos sabemos que la fe hace milagros, -esto es lo mismo que creer es igual a crear- y casi todos vivimos engañados creyendo que tenemos fe. El ser humano tiene el poder de creer en lo que decida creer, y cuando logra creerlo (tener fe) los milagros ocurren (las cosas se manifiestan). Te has preguntado ¿por qué si dices que tienes fe (crees) no sucede lo que quieres? simplemente por que no crees. Sí, no lo crees. Es muy posible que cuando hablo de fe, te enfoques en una fe religiosa o bien creer en Dios. Yo no me refiero precisamente a fe religiosa. Fe es creer, es asumir, es dar por hecho las cosas; fe es saber que lo que tú quieres pasa por lo tanto puedes vivir en paz y feliz porque sabes perfectamente que eso que tú quieres ya es tuyo.  

 

Se aplica igual cuando crees en Dios (o en cualquier otra Divinidad). Por ejemplo, si estás enfermo y crees en que Dios te va a sanar ¿Por qué te preocupas? ¿Por qué dudas? ¿Por qué sufres?, si realmente creyeras te enfocarías en sanarte y vivir tu vida, sintiéndote bien y agradecido de que ya estás sano ¿no lo crees?. Eso es precisamente lo que significa creer o tener fe. Sentirme bien, en armonía y en paz teniendo la certeza de que ya tengo lo que quiero, de que ya estoy viviendo y experimentando lo que quiero.

 

¿Cómo puedo creer? La manera más fácil que yo conozco es subiendo mi nivel de credibilidad, sí, haciendo nuevas programaciones en mi mente que apoyen lo que yo quiero. Los milagros no van a ocurrir hasta que tú creas 100%, y si aun no has podido creer, el camino es hacer nuevas programaciones en tu mente. Y sólo hay dos maneras de programar la mente, a través de la repetición y a través de la emoción. Y hay varias técnicas para programar la mente subconsciente, sin embargo funcionan solo cuando las usas correctamente.

 

¿Cómo me doy cuenta si tengo o no fe, si creo o no creo? Cuando tienes fe (cuando crees), no hay por qué preocuparse, estresarse, tener dudas, desesperarse, ni sentirse mal. Cuando tienes fe o cuando crees verdaderamente (crees 100%) te sientes bien, en paz porque sabes perfectamente que eso que tú quieres ya lo tienes. Algunas veces solamente es cuestión de tiempo mientras tú te preparas para experimentarlo.

 

Y entonces, ¿Crees que te conviene invertir en aprender a subir tu nivel de credibilidad y tener fe?o ¿vas a seguir engañándote creyendo que crees y echándole la culpa a los demás o a otra cosa de la vida que tienes? En la actualidad hay muchos cursos y programas que te hablan de cómo programar la mente. Y es tu trabajo decidir cual tomar y poner en práctica. Yo me he dedicado específicamente a estudiar esto por muchos años y estoy segura que mi taller de “Yo Soy Abundancia” puede ayudarte perfectamente a comprender de una vez por todas como creamos la vida los seres humanos y a como subir tu nivel de credibilidad para lograr lo que quieres.

 

Estoy súper emocionada porque ya sólo faltan unos días para el Taller de Yo Soy Abundancia en la Ciudad de México… Si quieres empezar a creer (programar) y lograr lo que quieres, este taller es para ti. Si conoces a alguien que le puede interesar este taller, comparte esta información con ellos. Para más información sobre el taller de “Yo Soy Abundancia” en la Ciudad de México pica este enlace o liga: “Taller de Yo Soy Abundancia”

 

En el video en vivo sobre este tema te explico mucho más, te recomiendo ampliamente que lo escuches: Creer es igual a crear

 

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

www.facebook.com/brainywoman.com

www.facebook.com/YoSoyAbundancia.me

www.YoSoyAbundancia.me