Hace unas semanas se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, y como ya sabemos este día es un día que la Organización de las Naciones Unidas estableció para reconocer la lucha por los derechos de la mujer, especialmente los derechos laborales. Y aunque en mi vocabulario no está la palabra “lucha” así es como se menciona en todos lados.

 

Para mi las palabras son muy importantes, yo creo fielmente que la vida empieza con nuestras palabras, yo me repito una y otra vez que “todo cambio de vida empieza con mis palabras” y es por eso que he eliminado muchas palabras de mi vocabulario, y algunas otras les he dado mi propio significado. Yo no uso la palabra luchar (ni sus derivados) porque luchar para mi implica que hay algo en contra mío y yo verdaderamente creo que no hay nada en contra mío. Quizás esto es incomprensible para muchas personas, pero para mi es algo normal creer eso. Yo prefiero usar el termino “fluir” con la vida, yo no lucho, yo fluyo enfocándome en lo que yo quiero ver de mis circunstancias o situación.

 

Otro termino que yo uso mucho es “resistencia” que para mi significa la diferencia entre lo que quiero y lo que creo; y esto pudiera ser para otros lo mismo que “lucha”, sin embargo, lo repito, yo no lucho, cuando hay una resistencia en mi (una diferencia entre lo que quiero y lo que creo), trabajo en subir mi nivel de credibilidad y así conseguir lo que quiero.

 

Otra palabra que escucho mucho y que yo le he cambiado el significado es a la palabra “problema”. Para mi un problema es una oportunidad para experimentar mi grandeza, y me lo he creído tanto que yo no tengo problemas en mi vida, solo tengo oportunidades para crecer. Con toda esta explicación lo que quiero exponer es como las palabras crean mi vida, para mi bien o para mi mal.

 

Las palabras también tienen que ver con las etiquetas que nos ponemos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean. Una etiqueta tiene el poder de definir a una persona, de limitarla o empoderarla, de engrandecerla o empobrecerla, de aprobarla o desaprobarla.

 

La palabra feminismo se ha promovido tanto que han surgido grupos feministas que no solo se enfocan en defender los derechos de las mujeres sino que pareciera que su enfoque es en denigrar y odiar a los hombres. Como si ellos fueran los responsables (culpables) de que la mujer se haya devaluado a tal grado de no valer nada o de no tener derechos. Yo no me considero feminista, yo promuevo los mismos derechos para todos los seres humanos, así como el respeto a los seres vivos y a nuestro medio ambiente (tierra).

 

Yo me pregunto ¿Mujer que reconoce y ejerce sus derechos, es feminista? no lo creo, a mi no me gusta ponerle etiquetas a las personas. ¿Por qué todo lo queremos meter en “cajitas” y tenemos problemas con los que” no entran” en ninguna de esas cajitas? Cada ser humano es diferente, mejor dicho único, por naturaleza y entonces ¿Por qué insistimos en identificarnos en grupos (etiquetas)? y peor aun, en ¿Establecer diferencias entre nosotros?

 

Es de vital importancia tener muy claro los conceptos de las palabras que uso en mi vida diaria y por supuesto las que uso para referirme a las personas y a las situaciones que me rodean porque de ellas depende mi vida, lo quiera o no, lo comprenda o no. Las etiquetas tienen el poder de unir, pero también tiene el poder de separar;por lo tanto el poner etiquetas nos mantiene en una lucha continua entre los que estamos de acuerdo contra los que no estamos de acuerdo con dicha etiqueta (palabra). Y así vamos por la vida luchando entre nosotros mismos.

 

No es la vida la que nos invita a luchar, son las palabras, etiquetas o conceptos que usamos para identificarnos y separarnos.No importa si eres mujer u hombre, blanco o negro, rico o pobre, niño o adulto, joven o viejo, homosexual o heterosexual… lo que importa es que eres un ser humano. El día que aprendamos a respetarnos como seres humanos donde nos incluyamos todos, sí, todos, con nuestras similitudes y nuestras diferencias, sin etiquetas, ese día nuestra vida empezará a ser plena y feliz.

 

Tú puedes empezar a vivir sin etiquetas, si tu quieres, no importa que a tu alrededor sigan etiquetando. Por el simple hecho de ser un Ser Humano ya eres grandioso y perteneces a donde tú quieras pertenecer. El cambio empieza conmigo, contigo.

 

Tú decides. Tú siempre decides.

 

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

 

Patricia Anayaes la creadora del programa, membresía y la comunidad de YoSoyAbundancia.mey autora del Libro para niños «Los Tres Poderes, ¡La Magia de Amarse a uno Mismo! (www.LosTresPoderes.com) y «The Three Powers, Magic to Love Yourself! (www.TheThreePowers.com).

 

Únete a nuestra comunidad en facebook http://www.facebook.com/yosoyabundancia.me

 

¿Ya recibiste tu regalo? Recibe GRATIS «10 Sec